El making of de la luminaria Capuchina.

Capuchina trepando por la ventana.

El making of de la luminaria Capuchina o «Cómo se hizo», comenzó a gestarse en diciembre, ya que desde esta fecha, esta planta comienza a florecer.

El arriate de la casa de Rosa se llena de un manto de estas flores. La Capuchina lo inunda todo e incluso trepa por la ventana.

Creo que no hace falta que comente la belleza de esta planta. Incluso cuando no tenía muchas flores me embelesaba por la estructura geométrica de sus hojas y el efecto fractal de sus nerviaciones. Cuando ves muchas juntas es hipnótico.

Cuando Rosa y yo comenzamos con la serie de luminarias florales, las dos teníamos muy claro que le teníamos que hacer una luminaria a la capuchina y recrear la magia que emana de esta planta.

Y así empezamos, primero a elaborar las hojas. Éstas se han hecho con pulpa coloreada de abacá una a una. Al igual que las flores: pétalo a pétalo. Después se han unido hasta darle forma a las flores y las hojas se han bordado a mano una a una.

La estructura sobre la que va montada la luminaria es de cobre y recrea la verja de un jardín.

La base está compuesta por gemas soldadas con estaño y aleación de plata y recrea la hoja de la capuchina con su nerviaciones características.

Y por último, el cuerpo central de la luminaria, recrea la luz del sol pasando a través del manto tupido de capuchinas, con sus contrastes de verdes, naranjas y amarillos. Henos utilizado las pulpas de fibras vegetales que estamos produciendo en el taller, junto con los pétalos que hemos ido cosechando y secando. Hemos trabajado capa a capa.

Aquí podéis ver parte del proceso.

Finalmente, todo junto y compuesto nos ha quedado así y estamos muy orgullosas del resultado y de la experimentación. La luminaria que nos ha salido era justo lo que queríamos transmitir. Lo que nos contagia el jardín del Zute cada mañana cuando empezamos a trabajar.

Luminaria terminada. La tenéis disponible en la tienda online.

Papel de Olivo

preparando la pulpa de papel de olivo

En esta ocasión, en el Atelier de papel El Zute, hemos elaborado papel de olivo.

Nos encanta investigar y buscar nuevas fibras vegetales con las que poder hacer papel y siempre nos llevamos sorpresas, ¡muy gratas sorpresas!

Hemos usado las sierpes del olivo, que son las ramas jóvenes que nacen al pie de las raíces del árbol.

Habitualmente en el campo, los agricultores quitan estas varetas ya que quitan fuerza al árbol. Podéis leer un artículo al respecto en este blog de Bodegas Aurora.

Al ser fibra liberiana, se utiliza la corteza de las ramas jóvenes, que son más fáciles de pelar. No obstante, en esta ocasión, hemos utilizado también las hojas.

El resultado ha sido fantástico. Hemos realizado diferentes papeles con diferentes batidos de las fibras, de menos batida a más batida y todos los resultados han salidos fantásticos, siendo más recomendable uno u otro en función de lo que queramos obtener y para qué se vaya a utilizar.

Con la fibra más batida han salido unos cuadernos preciosos. Aquí os dejo la muestra de uno.

Con la fibra menos batida, estamos haciendo unas luminarias que tienen muy buena pinta. Añaden mucha textura, transparencias de hojas de olivo y un bonito color verde oliva. Ya veréis el resultado final.

En definitiva, ha sido un grato descubrimiento y sin duda alguna vamos a incorporar esta fibra a nuestro catálogo de forma permanente para futuros trabajos.

Papel de pulpas coloreadas

Pipetas con pulpas coloreadas

Hacer tu propio papel hecho a mano con pulpas coloreadas procedentes de fibras naturales ofrece muchas posibilidades, ya que las diferentes plantas dan fibras muy diferentes en cuanto a su consistencia, transparencia, longitud, etc.

Si a esto le añadimos color, los diseños y resultados pueden ser muy variados. Las posibilidades creativas son infinitas.

Estos son algunos de los últimos trabajos que hemos hecho.

Hay una gran diferencia entre colorear las pulpas antes de la elaboración del papel a hacerlo con posterioridad. Los resultados varían mucho, especialmente para nosotras que trabajamos con luminarias.

Cuando los pigmentos se aplican una vez hecho el papel, en superficie, el color penetra menos en la fibra. Digamos que se ve de una forma superficial.

En cambio cuando teñimos las fibras previamente a la elaboración del papel, el pigmento entra en la estructura molecular de la celulosa. Si posteriormente, con esa pulpa coloreada, elaboramos papel, los colores no quedan tan vivos como cuando se aplica el pigmento en superficie, pero cuando se enciende la luz y se ve al trasluz, ¡surge la magia!. Parece que los colores se encienden e intensifican, creando contrastes y texturas producidas por concentración de pigmentos. Podéis ver un ejemplo de ello en la serie de Mangatas que hicimos. Cuando se enciende la luz surge un paisaje marino muy realista.

En las fotos de arriba también podéis ver un ejemplo de este efecto. El papel con las Physalis aparece con luz natural y al trasluz. Se puede observar cómo los colores se intensifican.

En fin, este es el motivo por el que nos gusta colorear las pulpas y trabajar la imagen desde la misma concepción del papel en lugar de pintarla después.

Espero que os haya resultado interesante e invitamos a aquellos que tienen luminarias nuestras a que nos cuenten si se habían percatado de este efecto cada vez que encienden la luz.

Papel de pétalos.

Papel de pétalos

Para la elaboración del papel de pétalos en el taller de «El Zute», contamos con un vergel de todo tipo de flores que siempre son una fuente de inspiración. Por no hablar de lo bonito que es llegar cada día y ver cómo van floreciendo poco a poco según la temporada.

La naturaleza se nos presenta de forma diferente cada día, nos sorprende y se exhibe en todo su esplendor.

Nos gusta aprovechar todos los recursos que tenemos y ahora estamos cosechando pétalos. Una parte los ponemos a secar, prensados o no. Con otros hacemos conservas. Al final, dependiendo del proyecto que tengamos en mente, usaremos unos u otros.

Por último, con todas estas joyas que la naturaleza nos brinda, hacemos papel.

Ponemos mucha atención y cuidado en las transparencias del papel. Este aspecto lo he tratado en otro artículo y es que cuando hacemos luminarias, nos gusta que de día sean bonitas, pero por la noche, cuando se encienden, nos gusta que sean sublimes. En el papel de pétalos de rosa podéis apreciar la diferencia del papel al natural y el mismo papel al trasluz.

Todos nuestros papeles están elaborados con fibras nobles. No amarillean con el tiempo, ya que tienen un PH neutro, y son aptos para trabajos de bellas artes, encuadernación, tarjetas de bodas y felicitaciones. Los podemos elaborar en cualquier paleta de color, así que si necesitas algo especial para tu proyecto artístico, no dudes en contactar con nosotras, comentarnos tu idea y pedir presupuesto. ¡Te esperamos!

Papel de Malva

A pesar de que estamos de cuarentena, Rosa y yo seguimos haciendo cositas, aunque por separado.

El taller del Camino del Zute está espléndido, con una explosión floral propia de la estación en la que estamos. ¡ Afortunadamente la naturaleza no se ha puesto en cuarentena!

Es por ello que Rosa ha continuado con nuestra línea de investigación de fibras de plantas y ha hecho un papel con la fibra de la malva maravilloso.

Nos hemos dado cuenta de que la malva, cuando se deshace, tiene unas hebras que parecen hilos de seda. Rosa ha hecho varios papeles, algunos con la fibra natural y otros con la fibra tintada.

Aquí podéis ver una muestra y el proceso.

Papel de Cebolleta y Abacá.

Este es nuestro nuevo experimento con las fibras que encontramos en el huerto.

En esta ocasión hemos aprovechado las hojas verdes que se desperdician de la cebolleta. Tras cocerlas y procesarlas para extraer la fibra, nos ha quedado una fibra con un bonito y brillante color verde. La hemos mezclado con abacá y nos ha quedado un papel muy primaveral que en seguida nos ha inspirado varias luminarias que llevamos en proceso y muy pronto podréis ver en nuestra tienda online.

La belleza de Cabo de Gata y el papel de Posidonia.

Cabo de Gata (Almería) tiene una belleza muy singular y que es fuente de inspiración para nosotras.

Muchos del los materiales que utilizamos en nuestras luminarias proceden de allí: troncos que trae el mar, rocas, algas, cristalinas encontradas en la arena….

Esta vez hemos cogido Posidonias con la finalidad de hacer nuestro propio papel. Hemos cuidado todo el proceso para que sea lo más natural y menos dañino para el medio ambiente. El agua de cocción, la cual lleva sosa, no la tiramos. Ya os contaremos más adelante lo que vamos a hacer con ella. Después hay que lavar muy bien la fibra y aprovechamos ese agua para regar los jardines de la casa. Las capuchinas se pusieron la mar de contentas con el agüita de lavar la Posidonia.

El papel resultante tiene un tacto sedoso pero firme. Ya estamos pensando en la aplicación que va a tener para nuestras luminarias. Hemos disfrutado mucho de todo el proceso, ya que el olor a mar ha estado presente en todo momento. Esperamos que os guste!

Nuestro primer papel procesado de plantas: Papel de alcachofa.

Ya casi es primavera y se nota en el ambiente. La huerta está reluciente. Ahora es el tiempo de las alcachofas y puesto que es un fruto muy fibroso, hemos aprovechado esa cualidad para hacer papel con los restos de hojas que se le quitan al fruto.

La experiencia ha sido muy gratificante, ya que nos ha salido un papel de un precioso color arena y muy traslúcido, lo cual es fantástico para realizar diferentes proyectos artísticos.

Manos a la obra!

Como habéis visto ya tenemos listo el taller. Ha sido todo un lujo y un placer estrenarlo después de varios meses de obras y tareas de limpieza. Nos hemos estrenado con PEONÍA! Fijaos qué delicadeza de luminaria!. Los pétalos están hechos uno a uno con pulpa de abacá. La pieza central de la luminaria también está hecha con abacá y pulpas coloreadas, bordada a mano y montada sobre una base de gemas soldadas con una aleación de estaño y plata. Y bueno, aquí tenéis el resultado. La tenéis a vuestra disposición en la tienda virtual.

Crecemos!

Pues sí! Crecemos! Porque ya hemos puesto toda la carne en el asador y desde octubre, lo que era una antigua bodega de vino, se ha ido convirtiendo en un precioso taller de papel! La Estampería de José Manuel Peña y Lucinium, ahora son espacios asociados en el «Atelier del Papel Camino del Zute». Un espacio creado para elaborar papel artesanal y disfrutar al mismo tiempo del ambiente del campo, con las oportunidades que nos brinda a la hora de procesar plantas y aprovechar desechos de los huertos del entorno. Objetivo: «Residuo Cero».