Papel de pulpas coloreadas

Hacer tu propio papel hecho a mano con pulpas coloreadas procedentes de fibras naturales ofrece muchas posibilidades, ya que las diferentes plantas dan fibras muy diferentes en cuanto a su consistencia, transparencia, longitud, etc.

Si a esto le añadimos color, los diseños y resultados pueden ser muy variados. Las posibilidades creativas son infinitas.

Estos son algunos de los últimos trabajos que hemos hecho.

Hay una gran diferencia entre colorear las pulpas antes de la elaboración del papel a hacerlo con posterioridad. Los resultados varían mucho, especialmente para nosotras que trabajamos con luminarias.

Cuando los pigmentos se aplican una vez hecho el papel, en superficie, el color penetra menos en la fibra. Digamos que se ve de una forma superficial.

En cambio cuando teñimos las fibras previamente a la elaboración del papel, el pigmento entra en la estructura molecular de la celulosa. Si posteriormente, con esa pulpa coloreada, elaboramos papel, los colores no quedan tan vivos como cuando se aplica el pigmento en superficie, pero cuando se enciende la luz y se ve al trasluz, ¡surge la magia!. Parece que los colores se encienden e intensifican, creando contrastes y texturas producidas por concentración de pigmentos. Podéis ver un ejemplo de ello en la serie de Mangatas que hicimos. Cuando se enciende la luz surge un paisaje marino muy realista.

En las fotos de arriba también podéis ver un ejemplo de este efecto. El papel con las Physalis aparece con luz natural y al trasluz. Se puede observar cómo los colores se intensifican.

En fin, este es el motivo por el que nos gusta colorear las pulpas y trabajar la imagen desde la misma concepción del papel en lugar de pintarla después.

Espero que os haya resultado interesante e invitamos a aquellos que tienen luminarias nuestras a que nos cuenten si se habían percatado de este efecto cada vez que encienden la luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *